LA PNL Y LAS VENTAS O COMO VENDER MEJOR!

 

LA PNL Y LAS VENTAS O COMO VENDER MEJOR

 

¿Qué diferencia hay entre una vendedora que vende unas cremas para ganarse la vida, o aquella asesora que colabora con sus clientas a resaltar su belleza, y contribuir así a hacer un mundo más bello?

Tras muchos años de investigaciones y exploraciones, se ha detectado que lo que tienen en común las personas que se sienten dignas y orgullosas en la realización de su trabajo es que saben como plantearse sus objetivos y/o metas. Lo que nos hace sentir plenos es saber que podemos conseguir lo que nos proponemos en nuestra vida y que eso es algo importante.

 

¿Cómo lograr esto?

Cinco son las condiciones esenciales:

  1. Expresado de forma positiva.

Es importante entender que nuestra mente no puede pensar en negativo. Seguramente si te digo: “no pienses en un elefante de color de rosa” tu mente ya habrá creado un elefante, aunque sea de otro color, o del mismo color rosa.

Con este tema hoy en día hay muchos errores, porque muchas veces sabemos o pensamos lo que no queremos hacer, tener o conseguir, y sin darnos cuenta, acabamos teniéndolo.

El solo saber “lo que no quiero” puede provocar mucha desorientación, o tener justamente los resultados contrarios de lo que deseamos.

Ahora bien, ¿cómo podemos dejar de pensar en el “elefante de color de rosa”?: Solo hay una manera: sustituyendo este pensamiento por otro. Como la mente no puede dejar de pensar, lo mejor que se puede hacer es sustituirlo por otro. Así pues, por ejemplo, podría sustituir el elefante de color rosa por un coche de color rojo.

Te invito a que pruebes esta pequeña habilidad y vayas sustituyendo aquello que no quieres por aquello que SI quieres. Por ejemplo, puedes sustituir el “no quiero ponerme nerviosa” por el “me gustaría estar tranquila”.

 

 

  1. Demostrable de forma sensorial

 

¿Que hace que muchas veces no consigamos lo que queremos o deseamos? Aunque parezca una cosa simple aparentemente, a veces no nos lo podemos imaginar y eso impide a nuestro interior que trabaje en la dirección que deseamos.

Por ejemplo, si yo me planteo “hacer mejor mi trabajo”, por muy bien que lo quiera hacer, dicho así, no me aporta nada nuevo, y por lo tanto, seguiré haciendo lo mismo que antes.

Ahora bien si me pregunto, ¿qué cosas concretas necesito hacer para hacer mejor mi trabajo? Mi mente puede imaginarme haciendo una cosa concreta, por ejemplo, escuchando más atentamente.

Por eso es necesario que de forma sensorial, nos imaginemos consiguiendo aquello concreto.

Una forma para ejercitarnos y conseguir pensar de forma adecuada sería:

– Imagínate que has conseguido lo que quieres, ¿qué verías?, ¿qué escucharías?, ¿qué sentirías?

De esta forma, al hacer una imagen, unos sonidos y unas sensaciones concretas, ayudamos a nuestro interior a dirigirse hacia aquello que queremos.

 

 

  1. Poner límites (o contextualizar)

Ya es sabido que la contextualización es necesaria para poner límites, y facilitarnos así las cosas.

Podemos contextualizar en tiempo, espacio y personas: Cuando queremos aquello y cuando no lo queremos, donde lo queremos y donde no lo queremos y con quien lo queremos y con quien no lo queremos.

 

  1. Que dependa de nuestros propios recursos

Hay aquella máxima que dice “Nadie puede hacer cambiar a lo otros”. En lugar de enfadarte por lo que los otros hacen, concentra tu energía en hacer lo que está en tus manos.

El sentimiento de plenitud solo se adquiere cuando hacemos lo que realmente está en muestras manos, sea poco o mucho, pero muchas veces, este poco se puede convertir en un mucho a la largo plazo.

Yo no puedo cambiar a las otras personas, pero si puedo cambiar mi manera de hacer o de actuar, y a lo mejor, si yo cambio mi manera de hacer o de actuar, la otra persona también responderá de otra manera.

Cuando trato este tema siempre me acuerdo de aquella historia que me contó mi abuela, hace un montón de años:

Había una vez un cura que estaba en la Iglesia de su pueblecito, y empieza a llover tanto que hay una inundación.

Se empieza a llenar la Iglesia de agua, y para no ahogarse se ve forzado a subir al tejado de su propia Iglesia, donde se encuentra aislado y sin ayuda. Con lo cual encomienda su ayuda a Dios para que le salve. A los pocos minutos, aparece un equipo de salvamento en una barca, que va recogiendo a todas las personas que se encuentran en su situación. A la propuesta de que se suba a la barca, responde que sigan recogiendo a otras personas, que lo necesitaran más que él, porque él ya se ha encomendado a Dios, y éste ya le ayudará.

El agua sigue subiendo, por lo cual se ve obligado a subir al campanario para no ahogarse. Y poco después aparece otro equipo de rescate proponiéndole que se marche con ellos, que es la última oportunidad de poder salvarse. Y les contesta lo mismo que a los anteriores, y se queda esperando la ayuda de Dios.

El agua sigue subiendo y entonces para no ahogarse se sube al tejado de la torre, que es lo más alto que tiene la Iglesia. Cuando escucha el sonido de un helicóptero que viene en su busca, para llevárselo a tierra firme también rechaza esta ayuda pensando que otros la pueden necesitar más que él.

Pero la inundación es tan grande, que termina ahogándose y al llegar al Cielo, le pide explicaciones a Dios de porque no lo ha salvado. Dios le contesta que le había mandado ayuda en 3 ocasiones, primero una barca, después una zodiac y después un helicóptero y en las 3 ocasiones la había rechazado.

 

  1. Ecológico con nuestra propia vida

Hay un dicho popular, con mucho sentido común que dice: “Esto es pan para hoy y hambre para mañana”. Este es un dicho con gran contenido, porque a veces atendemos a los beneficios a corto plazo, y desatendemos los inconvenientes o costes a largo plazo.

La palabra ecología se ha popularizado cuando se habla del planeta. Podría ser antiecológico el hecho de cortar los árboles de un bosque, porque sería beneficio a un nivel (poder ganar dinero por ejemplo, haciendo muebles) pero perjudicial a otro si se talaran todos los árboles (el planea se quedaría sin oxigeno).,

Algunas veces nosotros tomamos decisiones que pueden beneficiarnos a un nivel, pero pueden ir en contra de nuestros propios valores o ética o en contra de otras personas.

La recomendación es: busca una manera donde todos los niveles y todas las personas salgan beneficiadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *